Dexeus, salud de la mujer
Bienvenidos a Dexeus.com | Un nuevo concepto en portal de salud
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Youtube Síguenos en Pinterest
Català
 
Información médica / Obstetricia / Dolor y analgesia en el parto
Dolor y analgesia en el parto
‹‹ anterior / siguiente ››

La epidural

Ventajas de la anestesia epidural:

  • Su alta seguridad materno-fetal.
  • El trabajo de parto se realiza con menos esfuerzo, lo que protege al niño y el útero.
  • Elimina los efectos nocivos del dolor y el estrés.
  • Permite a la futura mamá disfrutar del nacimiento de su hijo y compartirlo con su pareja.

Bloqueo reversible de las raíces nerviosas

Consiste en el bloqueo reversible de las raíces nerviosas encargadas de transmitir el dolor de parto, mediante la inyección en el espacio epidural, que es donde se hallan, de un anestésico local. 

La embarazada se coloca sobre el lado izquierdo adoptando la posición fetal (flexionando las rodillas sobre el abdomen lo máximo posible) o bien sentada. La colaboración de la embarazada en el momento de adoptar la posición es importante para facilitar la realización de la técnica. Parece difícil pero el personal de enfermería le ayudará a colocarse correctamente.

Después de desinfectar la zona se localiza el espacio que se desea pinchar; normalmente se trata de la zona lumbar baja (donde ya no existe médula espinal, sólo raíces nerviosas y por lo tanto no hay riesgo de lesión).

Primero se infiltra anestésia local y después se localiza el espacio epidural

Se infiltra un poco de anestésico local y después con una aguja algo más gruesa se localiza el espacio epidural y se deja un tubito fino, “catéter” que queda fijado en la espalda a la altura del hombro.

El alivio del dolor aparece hacia los 15 minutos de administrar la primera dosis por el catéter epidural. Primero las contracciones serán algo más cortas en el tiempo y luego dejan de doler o se hacen mucho más soportables. Las piernas quedan con sensación de hormigueo, algo pesadas al movimiento, aunque en la actualidad y dada las bajas concentraciones de los anestésicos locales que se usan se pueden mover con relativa facilidad. 

Formas de administración

Existen tres formas de administrar la epidural:

  • Controlada por el anestesiólogo: Este administrará una dosis de anestésico local por el catéter epidural cada vez que reaparezca el dolor.
  • Perfusión continua: A través de una máquina se administra de forma continua una cantidad de anestésico local.
  • PCA (Analgesia Controlada por la Paciente): La gestante tiene un pulsador a través del cual cuando tiene alguna molestia puede administrarse una cantidad de anestésico local prefijada por el anestesiólogo. (Se fija la dosis y el intervalo de tiempo, con lo que no existe la posibilidad de sobredosificación).

Requerimientos previos

Durante el último trimestre de gestación su ginecólogo le mandará realizar una analítica (pruebas de coagulación) y un electrocardiograma. Los resultados de estas pruebas quedan archivados en su historia obstétrica y serán revisados por el anestesiólogo de guardia a su llegada a la sala de partos. El anestesista de guardia completará su historia clínica.

Sin embargo si usted tiene alguna enfermedad importante o su obstetra lo encuentra indicado puede realizar una visita personalizada previa con un anestesista. 

Contraindicaciones

Las patologías que contraindican la técnica son pocas y poco frecuentes, entre ellas:

  • Alteración en la coagulación (número de plaquetas bajo, enfermedades como la hemofilia, etc.).
  • Infección aguda generalizada (fiebre alta).
  • Patología cardíaca avanzada.
  • Enfermedad neurológica.
  • Intervenciones de la columna vertebral con material de fijación.

Efectos secundarios y complicaciones

Los escalofríos y una discreta caída de la tensión arterial son los efectos secundarios más frecuentes asociados a la técnica, y que no siempre se presentan.

De las posibles complicaciones, el dolor de cabeza, como consecuencia de la punción accidental de la duramadre, es la más habitual. Sin embargo, en nuestro centro tiene una incidencia bajísima, de 2-3 casos por cada 1000 peridurales obstétricas. La cefalea suele ser de fácilsolución y se suele controlar con un sencillo tratamiento de reposo y analgésicos, tipo paracetamol.



‹‹ anterior / siguiente ››