¿Lo tienes todo preparado? Es la típica pregunta que todo el mundo te hace a medida que se acerca la fecha del parto. Si eres previsora, puede que sí. Pero si todavía no has empezado a “preparar la canastilla” y no tienes ni idea de lo que es una ranita o un arrullo ¡no te desesperes! Este post te ayudará a ponerte al día.

Empecemos de cero: “preparar la canastilla” consiste en hacer “la maleta” del bebé para ir al hospital, y debe incluir todo lo que puede necesitar en sus primeros días de vida. Si “te das una vuelta” por Internet, encontrarás más de una lista. De hecho, en las páginas web de algunas marcas especializadas como Petit Oh! ofrecen incluso un mini-diccionario para descifrar la terminología que se utiliza para designar la ropa y complementos de un recién nacido. Algo que es de agradecer, ya que, si eres primeriza, hay palabras que es probable que no hayas oído nunca. Va en serio. Por ejemplo: ¿sabes que es un doudou? o ¿para qué sirven los mitones? Un doudou es un muñeco que se suele regalar para ponerlo en la cunita del bebé y los mitones son unas manoplas para evitar que se arañen si tienen las uñas muy largas. Ninguna de estas dos cosas es imprescindible, así que no hagas caso de todo lo que se indica en las listas. Siguiendo los consejos de nuestro equipo de comadronas de Sabadell de Dexeus Mujer, lo esencial es:

 PARA EL BEBÉ

  • 4 conjuntos de ropa interior de dos piezas: camisolas y cubrepañales o ranitas (una especie de braguitas muy suaves sin costuras que no presionan las piernas y que se colocan para cubrir el pañal). En cuanto a las camisolas de primera puesta (que es como se denomina la primera ropita del recién nacido), no son tipo T-shirt, sino abiertas, y para cerrarlas se atan con lazos.
  • Si es invierno y prefieres utilizar bodies, recuerda que deben tener la apertura del cuello muy amplia para que se puedan poner fácilmente por la cabeza o cruzado por delante con cierre de cinta.
  • 1 bolsa de pañales ¡imprescindibles! Escoge la talla más pequeña. En nuestro hospital te los proporcionan, pero siempre debes tener reservas.
  • 2 mantitas o arrullos (¡otra palabra que puedes apuntarte en la lista!). Se utiliza para darles calor y acunarlos cuando quieres que se relajen o que cojan el sueño. Si es verano, o entretiempo, puedes utilizar una muselina, que es una especie de pañuelo cuadrado de tela o algodón fino que se utiliza para la misma función.
  • 2 gorritos: los recién nacidos no regulan bien la temperatura y pueden perder calor fácilmente por los pies y la cabeza. En la habitación no te hará falta, pero al salir del hospital lo necesitará.
  • 4 pantaloncitos con pie o Se pueden poner como un bajo en los conjuntos de primera puesta. Los puedes combinar con las camisetas y alternar con las ranitas, si el tiempo es más frío.
  • 1 par de manoplas: o mitones para evitar que se arañe, aunque actualmente se recomienda no ponerlas porque el recién nacido debe poder experimentar el sentido del tacto. Si tiene las uñas largas, se le pueden limar suavemente con la ayuda de una enfermera o matrona.
  • 2 pijamas tipo body con pie, que sean fáciles de poner y quitar (como el resto de la ropa) y se cierren con velcro (nada de cremalleras ni botones que se puedan soltar).
  • Calcetines de algodón: 2 o 3 pares (más gruesos o finos en función de la estación).

 

Su neceser:

  • 1 cepillo suave para bebé. Por si tiene mucho pelo ¡o muy revuelto! Algunos no tienen nada, pero no está de más…
  • Jabón neutro para bebé
  • Tijeritas de punta redondeada (roma) o una lima
  • Gasas estériles y alcohol de 70º. Se utiliza para desinfectar la zona del ombligo del bebé. En el hospital te lo facilitarán, pero no está de más tener un kit extra. Hay estudios que avalan que la cura con agua y jabón y un buen secado es igual de efectivo y así evitamos irritar la zona colindante con el alcohol.
  • Suero fisiológico (unidosis).
  • Esponja de fibras naturales. Para limpiar al bebé con agua y jabón cuando le cambias el pañal. De hecho, las toallitas húmedas son muy prácticas, pero no deben utilizarse a diario. Solo puntualmente, si vas de excursión, de visita o de paseo.
  • Crema humectante y protectora: la piel de la zona del pañal se irrita con facilidad, así que es aconsejable tener una crema protectora a mano. Humectante quiere decir que ayuda a reponer los aceites naturales de la piel. Pero solo debes utilizarla si las heces tienen una acción corrosiva o son muy frecuentes. No sistemáticamente.

 

No se aconseja llevar…

  • Colonias: contienen alcohol y fragancias que pueden irritar la piel
  • Chupete: no se recomienda su uso en el primer mes de vida
  • Juguetes: abultan y no los va a utilizar
  • Zapatos: ¡son monísimos! pero innecesarios. Mejor los calcetines

 

PARA MAMÁ:

  • 4 camisones anchos: con botones o abiertos por delante, son más cómodos y es necesario si quieres dar el pecho a tu bebé
  • 4 sujetadores maternales
  • Zapatillas y chancletas para la ducha. Estas últimas resultan más cómodas para entrar en la sala de partos o utilizarlas durante el proceso de dilatación.
  • Bragas de papel
  • 2 paquetes de compresas de algodón o fibras naturales
  • 1 bata
  • Neceser personal

 

CONSEJOS PRÁCTICOS:

  • No te olvides del libro de familia ni el informe de la declaración de nacimiento que te facilitarán en el hospital. Los necesitarás para los trámites de la inscripción del bebé en el registro civil. También puedes dejarlo en manos de profesionales y que lo hagan por ti, en Trámites de nacimiento Barcelona se encargan de todo.
  • Sillita reclinable para recién nacido (si vas en coche) o mochila portabebés (si vas caminando): para poder transportarlo cuando salgas del hospital.
  • Pendientes: en algunos hospitales hacen los orificios, si quieres que se los pongan, consulta. Otra opción es pedir cita con la matrona después del alta.
  • Piensa, luego compra: aunque estés muy ilusionada ¡piensa dos veces a la hora de comprar los complementos y no te dejes llevar por el primer impulso!, hay muchas cosas que a lo mejor ni siquiera llegas a utilizar.

 

Como ves, al final es una cuestión de sentido común, así que no te obsesiones con si lo tienes todo o qué te olvidas. Además, si te falta alguna cosa, siempre puedes pedir a tu pareja, familiares o amigos que te traigan lo que necesites. ¡Relájate! Que ya queda muy poquito, y lo importante es que está a punto de llegar el gran momento.

Y si quieres consultarnos alguna duda o comentar tu experiencia ¡déjanos un comentario!