Esta semana ha empezado la campaña de vacunación anti-gripal, una medida que se aconseja a todas las embarazadas, ya que se encuentran dentro de los grupos de población que se consideran de riesgo, o más vulnerables. El motivo es que durante la gestación el sistema inmunitario es más sensible a agentes externos.

Por suerte, esta enfermedad no suele tener ningún efecto sobre el bebé, pero sí te pilla en los últimos trimestres del embarazo tienes más posibilidades de presentar complicaciones, como una neumonía o bronquitis. Hay que ser especialmente cuidadosa si tienes otras enfermedades, como asma, obesidad o diabetes.

Es verdad que la vacuna no protege contra todas las cepas del virus, pero sí ante las que han sido más frecuentes en las últimas temporadas, por lo que disminuye el riesgo de contagio.

Así que para prevenir la enfermedad y evitar complicaciones, no olvides

  1. Vacunarte. Puedes acudir a tu Centro de Atención Primaria (CAP) habitual
  2. Extremar la higiene. Recuerda que debes lavarte las manos con frecuencia y evitar, si es posible, el contacto estrecho con personas enfermas o con síntomas de tener infecciones respiratorias.
  3. Acudir a urgencias si tienes tos, fiebre superior a 38 grados y por lo menos uno de los síntomas siguientes: dolor de garganta, dolor en las articulaciones, dolor muscular, diarrea, vómitos o abatimiento.
  4. ¿Puedo dar el pecho si tengo la gripe? Sí, pero extremando las medidas de higiene y ponte una mascarilla siempre que estés con el recién nacido. Puedes comprarla en cualquier farmacia.
  5. Tratamiento. El tratamiento de la gripe es sintomático. Solamente en casos seleccionados es necesario el tratamiento antiviral, de cara a prevenir las complicaciones de la gripe, pero debe hacerse siempre bajo prescripción médica. Descansa todo lo que puedas y bebe mucho líquido. Para suavizar la garganta va bien tomar agua con miel y limón.