Desde hace unos meses, la infección provocada por el virus Zika se ha convertido en un tema recurrente en los medios, que van informando regularmente de su evolución. En España, y de momento, hay 132 casos confirmados, la mayoría en Cataluña (48). Y en todos ellos se trata de personas que proceden o han visitado algunas de las áreas afectadas por la epidemia. Del total, 19 son mujeres embarazadas.

La infección se contrae a través de la picadura del mosquito del género Aedes Aegypti que también transmite otras enfermedades, como el Dengue y el Chikungunya. La alarma que se ha generado en Europa se debe en gran parte al temor de que la enfermedad también pueda ser transmitida por el mosquito tigre, de características similares al Aedes, que está presente en todo el litoral mediterráneo. Un hecho que, sin embargo, no se ha podido demostrar, ya que, hasta la fecha, no se conoce ningún caso autóctono de infección en Europa.

En principio, la enfermedad en sí no es preocupante. Los síntomas son parecidos a los de una gripe común: fiebre baja o moderada, cefalea, dolor muscular y articular, cansancio, reacción cutánea y conjuntivitis. Pero, al igual que ésta, se trata de un problema de salud para el que no existe un tratamiento específico, y de momento tampoco vacuna. El período de incubación no está claro, pero, en general, los síntomas suelen aparecer entre dos y doce días tras el contagio y desaparecen entre 48h y una semana después. Aunque en algunos casos, las personas infectadas pueden desarrollar trastornos autoinmunitarios, como el síndrome de Guillain Barré, especialmente si han tenido una infección previa por dengue.

El problema que más preocupa actualmente son los efectos que puede tener sobre el desarrollo fetal, ya que cuando afecta a mujeres embarazadas, puede provocar malformaciones como microcefalia (perímetro craneal anormalmente reducido) y otras lesiones en el sistema nervioso central del futuro bebé. Por este motivo, y tras detectar centenares de casos de recién nacidos en Brasil que presentaban malformaciones congénitas asociadas a esta enfermedad, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la infección “emergencia global de salud pública“.

Desde entonces, todos los países, han activado sus protocolos de vigilancia epidemiológica con el objetivo de detectar de forma precoz los nuevos casos y evitar, en lo posible, la transmisión de esta enfermedad, ya que se trata de una infección que puede pasar inadvertida, porque en más del 70% de los casos no provoca síntomas.

Aún así, si estás embarazada, no te alarmes. Aunque las afectaciones fetales pueden ser graves, no todas las mujeres que están en contacto con el virus se infectan y no todas las que se infectan transmiten la infección al bebé (se estima que la infección solo afecta al feto en un 30% de los casos). Y la prueba es que en la mayoría de los que se han confirmado en Cataluña los bebés evolucionan bien, y los dos niños que, hasta la fecha, han nacido en España de madres infectadas se encuentran bien y no presentan, en principio, ninguna secuela de la infección.

De todos modos, a las mujeres embarazadas o que deseen concebir se les aconseja no viajar a las zonas de riesgo a no ser que sea estrictamente necesario. Si es tu caso, puedes consultar las medidas preventivas que debes tomar. Sobre todo, es fundamental utilizar un repelente de mosquitos que contenga IR 3535 o DEET, que son los únicos que realmente son efectivos contra el mosquito Aedes, así como llevar ropa de manga larga y pantalón largo de colores claros, dormir en habitaciones con aire acondicionado, mosquitera y con las ventanas cerradas. Si usas protector solar, debes aplicarlo antes del repelente de mosquitos.

Por otro lado, parece ser que la infección también podría transmitirse por vía sexual, por lo que si tu o tu pareja queréis tener un hijo, pero habéis viajado a alguna zona de riesgo, esperad un mes para concebir, y entretanto utilizad el preservativo durante las relaciones sexuales. Si él presenta síntomas, debéis alargar la espera para concebir a 6 meses. Y si estás embarazada y tu pareja ha viajado a una zona de riesgo, deberéis utilizar preservativo durante el resto del embarazo, ya que aunque en sangre el virus solo permanece una semana, en semen parece ser que el período es más largo. Por este motivo, tampoco pueden dar semen u ovocitos personas que hayan viajado a estas zonas durante seis meses tras su regreso.

Si quieres saber más acerca del virus Zika: