En plena era ecofriendly, la higiene íntima femenina está experimentando su propia evolución a favor de productos más sostenibles, como la copa menstrual y las bragas menstruales, que ya comercializan en España múltiples marcas.

Sin embargo, ¿a qué se debe este boom? ¿a la novedad? Pues sí, pero solo en parte, porque no se trata de algo tan nuevo. La pionera en lanzar al mercado las bragas menstruales fue la empresa norteamericana Thinx, en 2013. En Europa y España la que introdujo la primera línea de bragas para la menstruación fue la marca Cocoro, desarrollada por un equipo de cuatro jóvenes emprendedoras, que se puso a la venta en el 2016.

Ahora, el aumento de la conciencia medioambiental y el mercado creciente de un público joven y receptivo han creado las circunstancias idóneas para promover su mayor uso y aceptación. Uno de los principales argumentos de venta es su etiqueta ecológica, ya que pueden contribuir a reducir los residuos que generan los productos de higiene menstrual de un solo uso. Otra es el ahorro económico, al ser lavables y reutilizables. Pero desde el punto de vista práctico ¿resultan eficaces y cómodas?, ¿cómo evitan la humedad y neutralizan el mal olor? y ¿realmente son una alternativa a los tampones y compresas, como se anuncia?

En este post, la Dra. Núria Parera, jefe de la Unidad de Ginecología de la Infancia y la Adolescencia de Dexeus Mujer y Clara Guasch, una de las creadoras de la línea Cocoro aclaran todas esas dudas y aportan información práctica para hacer un buen uso.

¿Cuál es su secreto para absorber el flujo y evitar la humedad? ¿Qué avances tecnológicos hay detrás?

“Cada marca de bragas menstruales usa una combinación de tejidos distinta, por lo que el secreto y el resultado del mismo es diferente según cada caso”, explica Clara Guasch, una de las creadoras de la marca Cocoro. Los avances tecnológicos pueden ir desde la composición y la estructura de los tejidos, a tratamientos específicos que se aplican a los mismos. “En el caso de Cocoro, trabajamos con tejidos técnicos que son hidrófilos e hidrófugos a la vez, con lo que el líquido se absorbe y se retiene”, puntualiza Clara.

¿Es cierto que neutralizan el mal olor? ¿cómo?

No todas las bragas menstruales neutralizan el olor, y eso es algo que hay que tener en cuenta. Según qué materiales se usen es posible que el olor sea desagradable. Para evitarlo es fundamental que tengan un alto grado de transpirabilidady un tratamiento antibacteriano.

¿Qué cantidad de flujo pueden retener?

Depende una vez más de cada marca. Una marca que use una capa de plástico conseguirá más retención, pero también menos transpirabilidad y menos sostenibilidad. Algunas hablan de las horas que las puedes llevar, otras de la equivalencia en compresas o tampones, y otras de cantidades en mililitros (ml). Todos los sistemas son un poco confusos, y es normal que sea así, ya que a nivel de horas de uso depende mucho de la cantidad de flujo que tengas. En cuanto a equivalencia de productos, está claro que no es lo mismo un tampón mini que un tampón regular. De hecho, dos tampones regulares de marcas distintas no absorben igual. Si hablamos de ml, no se da la misma absorción y retención si la misma cantidad de menstruación baja de golpe, o va bajando más paulatinamente. Por ello, lo mejor es valorarlo a partir de nuestra propia experiencia. Hay que probarlas y ver cómo y cuándo nos van mejor.

¿Facilitan mejor la transpiración que una compresa o protege slip?

Depende de cada marca. Algunas son más transpirables que otras. El secreto está en los tejidos que hayan utilizado y los avances tecnológicos incorporados. 

¿Es verdad que no todas las marcas ofrecen productos de igual calidad?

Sí. Como con cualquier producto. En función de la marca varía el tipo de materiales usados, la calidad, la funcionalidad, los métodos y el lugar de producción. Es cierto que utilizar bragas menstruales ayuda a reducir los residuos provocados por productos de un solo uso, pero también es cierto que unas bragas menstruales se pueden hacer de muchos modos y en muchos sitios del mundo, de manera que unas aportarán más a la sostenibilidad del planeta que otras.

¿Qué controles normativos hay detrás para asegurar que son un producto “seguro”, que no provoca alergias o que es transpirable?

Esos controles dependen de cada país. En el Estado español, el control es el mismo que en cualquier prenda de ropa interior. El control se realiza en base a certificados de los tejidos utilizados.

¿Pueden utilizarse más de 4-6 horas seguidas? Dependiendo de cada persona, las bragas menstruales aguantan más o menos horas. Hay mujeres que tienen reglas más abundantes que otras, así que mientras algunas pueden usar una braga menstrual como producto único durante 8 horas o más, otras prefieren utilizarlas solo puntualmente los últimos días de regla o los primeros, o combinarlas con otros productos de higiene menstrual, como la copa o el tampón, para no utilizar compresa o protege slip.

No son una alternativa al tampón o la copa menstrual, solo una opción más de higiene menstrual

Sí. Como ocurre con las compresas o los tampones, las bragas menstruales no siempre pueden evitar que manchemos la ropa o las sábanas en caso de reglas muy abundantes, así que cada mujer –que conoce su propio periodo– debe decidir qué método le va mejor y cómo utilizarlas.

Si tienes reglas abundantes, ¿es mejor no utilizarlas?

El concepto de regla abundante médicamente está claro, pero entre las mujeres es muy relativo. Tengas la regla que tengas, lo mejor es probar diferentes opciones y encontrar la combinación que mejor se adapte a tus necesidades.

Con un par ¿es suficiente?

Dependiendo del uso que les des, quizás necesitarás 3 o 4. Por eso algunas marcas las venden también en pack.

¿Cuántas veces se pueden lavar y reutilizar?  Depende de cada marca. Algunas resisten 50 lavados sin perder sus propiedades.

Hay que lavarlas en agua fría y sin suavizante ¿por qué?

Depende del tipo de tejido y de sus características técnicas. Hay que leer la etiqueta. Algunas admiten lavados a 30 grados. El suavizante puede interferir en su funcionalidad, por eso algunas marcas recomiendan no usarlo

¿Se pueden lavar en la lavadora?

En general, sí. En todo caso, hay que seguir las indicaciones del fabricante que constan en la etiqueta.

¿Cómo podemos saber si han perdido eficacia?

Porque duran menos. Una vez que se cumple el plazo de lavados indicados por el fabricante podemos utilizarlas como una prenda de ropa interior normal. “En este sentido, Cocoro ha realizado una prueba piloto para incorporar un sistema ecológico inteligente –una fina etiqueta de poliéster reciclado– que desvela un código QR cuando la prenda empieza a perder absorción”, explica Clara.

Y, recuerda, ante cualquier duda, consulta a tu ginecóloga/o.

Foto cedida por Cocoro