¡Seguro que no es la primera vez que oyes esta expresión! Pero ¿sabes exactamente qué significa tener ovarios poliquísticos?  Si la respuesta es no, ¡tranquila!, porque existe mucha confusión respecto a este término. De entrada, parece indicar la presencia de múltiples quistes en el ovario. Pero no es así. Los médicos la utilizan cuando detectan un gran número de folículos en los ovarios. Pero los folículos no son quistes, sino unas estructuras que contienen óvulos que todavía no han madurado. Este hecho es frecuente en mujeres jóvenes y, en principio, no debe ser un motivo de preocupación.

Dra. Beatriz Álvaro, Responsable de la Unidad del Síndrome del Ovarios Poliquístico

Dra. Beatriz Álvaro, Responsable de la Unidad del Síndrome del Ovario Poliquístico de Dexeus Mujer

Pero hay que estar atenta, ya que un ovario de aspecto poliquístico también puede ser un síntoma indicativo de una disfunción ovárica que se conoce por el nombre del Síndrome del Ovario Poliquístico (SOP). Este síndrome requiere atención médica, ya que puede afectar a la capacidad reproductiva y favorecer el desarrollo de alteraciones metabólicas, como diabetes u obesidad. Por este motivo, Dexeus Mujer ha creado una Unidad específica, cuyo objetivo es abordar este problema desde un punto de vista multidisciplinario.

En este post, la Dra. Beatriz Álvaro, responsable de esta nueva Unidad, explica cómo se puede mantener este problema bajo control.

 

 

¿En qué consiste, exactamente, el SOP y a cuántas mujeres afecta?

Se trata de una disfunción ovárica que puede provocar alteraciones a nivel hormonal y metabólico. La causa no se conoce exactamente, aunque se cree que puede haber una cierta predisposición genética. En total, se calcula que afecta a entre un 8 y un 13% de la población femenina. Pero muchas de las mujeres que lo tienen, no lo saben.
¿Por qué? Porque se trata de un problema de salud que está infradiagnosticado, ya que la forma en la que puede manifestarse es muy variada y a veces es difícil hacer un diagnóstico temprano. Es lo que ocurre con las adolescentes. Se considera que durante los primeros ocho años desde que te viene la regla pueden darse algunas irregularidades en la menstruación y es frecuente tener acné, por lo que hay que dar un cierto margen de tiempo antes de empezar a poner ‘etiquetas’.

¿Qué síntomas puede provocar?

Varían mucho de una mujer a otra. Los más frecuentes son acné, falta de reglas o reglas irregulares e hirsutismo. También se caracteriza por un índice de masa corporal (IMC) alto, tendencia a ganar peso y ovarios de aspecto poliquístico. Pero el hecho de tener ovarios de aspecto poliquístico no quiere decir que la causa sea el SOP, puede significar simplemente que tienen una buena reserva ovárica. Por ello, los médicos deberían utilizar esta expresión con cierta precaución, ya que puede crear confusión.

Y ¿cómo se determina entonces, si se padece o no el síndrome?

Para poder confirmar el diagnóstico es necesario que se den al menos dos de estas tres condiciones:

  1. tener ovarios de aspecto poliquístico
  2. un nivel en sangre de andrógenos (hormonas masculinas) más elevado de lo que se considera normal o ciertos rasgos físicos que sean indicativos de ese exceso de andrógenos (hirsutismo, acné…),
  3. y falta de regla por anovulación, o reglas poco frecuentes e irregulares.

¿Por qué Dexeus Mujer ha decidido crear una Unidad específica para tratar este síndrome?

Porque el SOP es un problema que merece una mayor atención médica de la que hasta ahora se le ha dado y un abordaje que incluya cambios específicos en el estilo de vida (nutrición, ejercicio, etc.), ya que se ha demostrado que esos cambios contribuyen a mejorar el síndrome y a prevenir el desarrollo de otros problemas de salud que, a la larga, puede provocar.

¿Qué tipo de problemas?

El SOP se asocia a una resistencia a la insulina, por lo que puede favorecer el desarrollo de diabetes y obesidad. Por eso es muy importante que el control y seguimiento médico de este síndrome se haga desde un punto de vista multidisciplinario, que incluya a expertos en ginecología, endocrinología y nutrición. También se asocia a un mayor riesgo de trastornos de salud cardiovascular y, en algunos casos, puede comportar problemas de fertilidad, por lo que puede ser necesaria la intervención de un experto en medicina de la reproducción.

¿Qué porcentaje de mujeres con SOP tienen problemas de fertilidad?

Por mi experiencia, puedo decir que un 50% de las pacientes que visito tiene algún problema que podría estar relacionado con esta patología (irregularidades menstruales, hirsutismo, acné…), y, de estas, la mitad, aproximadamente, son pacientes que no logran quedarse embarazadas.

Y qué solución hay en estos casos ¿es necesario recurrir a técnicas de reproducción asistida?

Hay que estudiar cada caso. Si se trata de un problema de anovulación y no hay otros factores de esterilidad (fallo tubárico o un factor masculino) puede estar indicado realizar un tratamiento hormonal para inducir la ovulación. Y, en función de los resultados, decidir si es necesario o no recurrir a una fecundación in vitro.

De forma más global, ¿qué tratamientos hay para la enfermedad? 

El tratamiento siempre ha de ser individualizado. En general, la primera opción es intentar controlar el síndrome mediante la introducción de una serie de pautas en el estilo de vida (control del peso, práctica regular de ejercicio, reducción de la ingesta de azúcar, etc.) Muchas veces, esas medidas y un seguimiento de control médico regular bastan. Si no mejora, entonces puede estar indicado el tratamiento farmacológico.

¿Te refieres a tomar anticonceptivos…?

Depende. En algunos casos, la toma de anticonceptivos puede ayudar a disminuir o eliminar el acné y el hirsutismo. Sin embargo, no curan el síndrome, y, de hecho, pueden enmascararlo, ya que algunas mujeres se dan cuenta de que lo tienen cuando dejan de tomar los anticonceptivos porque quieren quedarse embarazadas y comprueban que no les viene la regla o empiezan a tener acné o vello. De todos modos, la toma de anticonceptivos puede tener un efecto beneficioso, ya que la falta de reglas que provoca el SOP puede favorecer el desarrollo de un cáncer de endometrio a largo plazo, y con la toma de anticonceptivos ese riesgo disminuye.

¿El embarazo puede provocar cambios favorables?

No es un factor determinante. Pero a lo largo de la vida es posible que los síntomas cambien y con la edad se pueden suavizar.

¿Entonces, el SOP mejora con la menopausia? Algunos síntomas sí, pero es importante mantener el control, ya que con la menopausia aumenta el riesgo de problemas de salud cardiovascular. De hecho, un 40% de las mujeres mayores de 40 años con SOP presentan lo que se llama un síndrome metabólico que se caracteriza por tener colesterol elevado, hipertensión y un índice de masa corporal alto, tres factores de riesgo cardiovascular que es necesario mantener bajo control.

O sea, que no podemos relajarnos…

No, pero tampoco hay que alarmarse. Con las medidas adecuadas y bajo seguimiento médico, podemos mantener el SOP bajo control y prevenir la aparición de otros problemas de salud. La creación de esta nueva Unidad responde precisamente a este objetivo.