Cómo contarles lo que a ti nadie te explicó

¿Te imaginas haber crecido sin tabúes, ni dudas, ni “gaps” sobre el sexo, los órganos sexuales y la menstruación, conociendo mucho mejor tu cuerpo y disfrutando mucho más de tu sexualidad…? Quizás tuviste la suerte de hacerlo, porque tus padres o alguien de confianza te guió en ese camino. Pero para muchas de las mujeres que ahora tenemos entre 35 y 50 y pocos años, no fue así.

Por ello, si tienes hijas, y no quieres que se repita la historia, pero no sabes muy bien cómo acompañarlas en el descubrimiento de su sexualidad, debes tomar la iniciativa. ¿Cómo? Empezando por romper tus propios tabúes, allanándoles el camino ya desde la infancia, hablando de la sexualidad con naturalidad y ayudándoles a conocer mejor su propio cuerpo.

Cristina Torrón, Menstruita Power

Cristina Torrón, Menstruita Power

Este ha sido unos de los principales mensajes del encuentro virtual Menstruita power, que surgió con el objetivo de promover una mejora en la educación sexual femenina, y explicar, a madres y futuras madres, cómo tender puentes para facilitar el diálogo con sus hijas y dar un giro a sus propias creencias. En este post entrevistamos a su organizadora, la ilustradora Cristina Torrón, quién asegura que el encuentro ha marcado un antes y un después, y ha puesto en el punto de mira un cambio necesario que debemos impulsar entre todas.

¿Qué temas han despertado más interés durante el encuentro? 
En general, los temas que más interés despiertan son los relacionados con la educación sexual y menstrual para nuestros hijos. El qué y el cómo lo debemos comunicar. También hay un gran seguimiento a todo lo que se refiere al dolor, a la ausencia de placer y al autoconocimiento.

Uno de los mensajes importantes fue que, para poder hablar con nuestras hijas de forma abierta y natural, tenemos que empezar cuidando y normalizando nuestra propia sexualidad. En este aspecto: ¿qué tenemos que aprender y desaprender todavía? 

Sobre todo tenemos que aprender a explorar y a conocer nuestro cuerpo. Naturalizar la forma de nuestros genitales, nuestros fluidos y nuestros olores. La publicidad ha hecho mucho daño en este aspecto. Y, de la misma forma, tenemos que desaprender muchas creencias que nos limitan, nos acomplejan y nos hacen sentir inseguras. El porno ha influido mucho en el concepto que tenemos sobre lo que es una relación sexual. Todo gira en torno a la penetración y al placer masculino, y esto es algo muy importante que hay que desterrar ya.

Otra pregunta clave que se formuló era: “Y a ti, ¿qué te habría gustado que te explicasen cuando eras pequeña?”, ¿qué responderías tú?

La mayoría de las mujeres han reconocido que les hubiera gustado saber más sobre la menstruación, sobre cómo sería la menarquia y los cambios que sentirían en su cuerpo cuando se acercara el momento. En mi caso, creo que habría necesitado entender mejor el sexo, el consentimiento, que el amor no significa ceder siempre y que por encima de todo debes quererte a ti.

Ahora los jóvenes hablan más abiertamente de sus relaciones sexuales y hay una mayor aceptación hacia la diversidad sexual, pero internet sigue siendo la principal fuente de información y aún persisten algunos estereotipos. Así que, ¿hasta qué punto piensas que la sexualidad femenina se ve desde otro prisma por parte de las nuevas generaciones?

Creo que ha cambiado la facilidad que tenemos hoy en día para acceder a cualquier tipo de información, pero esto es un arma de doble filo, ya que la cantidad no significa calidad. Creo que esta ha sido una de las claves del éxito de Menstruita Power, porque hemos sabido reunir a las mejores expertas de cada materia y nos han explicado, de una manera cercana y sencilla, un montón de cosas interesantísimas para conocernos y para educar a nuestras hijas. Desde mi punto de vista, estamos en el camino pero todavía falta mucho acompañamiento a los más jóvenes, ya que están bombardeados de actitudes machistas en el cine, en los videoclips, en sus propias casas. Y es un machismo sutil y hasta inconsciente, pero que se sigue transmitiendo.

Un consejo que se da es el de avanzarse a la edad de la pubertad y hablar abiertamente con nuestras hijas del cuerpo y los órganos reproductores femeninos. En ese aspecto los libros educativos pueden ser de gran ayuda. Pero ¿cómo encontrar y elegir los más adecuados para cada etapa?

A mí me encanta utilizar los libros ilustrados para explicar conceptos a los niños. No se trata de enseñar imágenes explícitas a los más pequeños, sino tratar la vulva y el pene igual que tratas una mano o un pie. Es decir, nombrarlos bien desde siempre, tratarlos con naturalidad, observarlos con un espejo sin tabúes… Es curioso cómo una niña se puede imaginar en su interior, aunque no sepa bien dónde ni cómo, sus pulmones, su estómago o su cerebro. Pero hasta que es mayor, no se le suele hablar de su útero ¡y es un órgano tan importante y especial! Para escoger, lo mejor es consultar, pedir consejo, hojearlos y dedicar un tiempo a investigar.

Para acabar, qué ha supuesto para ti el encuentro Menstruita power, y qué conclusiones has sacado y te gustaría compartir. 

Para mi ha marcado un antes y un después. Además de disfrutar, aprender y acercarme más a profesionales a las que admiraba muchísimo, me ha hecho ver la necesidad que existe de saber y la buena acogida que tiene este tipo de iniciativas. Así que mi intención es seguir aportando, acompañando y conseguir que toda esta información llegue de forma gratuita.

Algunas websites y libros recomendados

  • La regla mola, si sabes cómo funciona (Montena, septiembre 2020)
  • Adolescents.cat: el nou manual (La Galera, 2019)
  • Mia se hace mayor (Ed. Juventud, 2016)
  • El baile de la vida en las mujeres: un recorrido por nuestras etapas vitales al natural (Ed. Fertilidad de la Tierra, 2016)
  • Viaje al ciclo menstrual (Ed. Anna Salvia Ribera, 2019)
  • El tesoro de Lilith (de Anna Salvia y Carla Trepat, 2016)
  • Educar en igualdad