Criopreservación


El objetivo de este procedimiento es la conservación de ovocitos, espermatozoides o embriones obtenidos en procesos de Reproducción Asistida para poder ser utilizados en futuros intentos.


En determinados casos, también se puede criopreservar tejido testicular o tejido ovárico.

Todo el material criopreservado se conserva en nitrógeno líquido a -196 ºC. Los contenedores de almacenaje utilizados son tanques específicamente diseñados para la preservación de muestras biológicas que se encuentran ubicados en una sala independiente dotada de los dispositivos necesarios para garantizar su seguridad y el correcto mantenimiento de las muestras.

Las técnicas de criopreservación se están perfeccionando continuamente con el fin de mejorar las tasas de supervivencia y viabilidad tras descongelación.

Hasta hace pocos años, el método empleado más habitual para la criopreservación de gametos y embriones era el método de congelación lenta, conocido también como método convencional. En los últimos años, ha aparecido una nueva técnica de criopreservación ultrarrápida (vitrificación) que está adquiriendo gran protagonismo ya que se trata de un procedimiento más sencillo y se ha demostrado que en algunos casos los resultados son similares o incluso superiores.

La criopreservación de semen es una técnica muy extendida ya que facilita en gran medida los ciclos de FIV e inseminación artificial intrauterina (IAU). Permite la existencia de bancos de semen y garantiza la conservación de muestras valiosas por la escasez de espermatozoides en el eyaculado, por riesgo de deterioro o por dificultad de obtención de la muestra de semen.

Sala criogénica

Sala criogénica.

Sala criogénica

Tanque para la preservación de muestras biológicas.