Esperma a domicilio | Diari ARA
23/01/2017

Diari ARA

“¡Felicidades! Es un vikingo!". Con este eslogan se promociona en los países anglosajones el banco de esperma danés Cryos International, que, con casi 600 donantes, es el más grande del mundo y distribuye a más de 80 países. Trabaja tanto con clínicas de reproducción asistida como con particulares que se inseminan en casa. En España, las peticiones de esperma para hacer una inseminación casera se han duplicado en el último año, según datos de Cryos, que calcula que ya han nacido 2.000 niños con esta técnica.

Este es un mercado en expansión y el 80% de los clientes de Cryos ya son particulares. El servicio empezó a ofrecerse el 2009 y ha crecido gracias al boca-oreja, sobre todo entre parejas de dos mujeres y mujeres solas que quieren reducir la medicalización del proceso de reproducción asistida, que también es más caro. “Cuando la gente va a una clínica de reproducción es porque tiene un problema de infertilidad, pero no es nuestro caso", explica Anna, que con su pareja, Alba, fue madre gracias a este procedimiento. “Sólo nos faltaba el esperma", añade Marta. También ella y su pareja, Mercè, gestaron a su hijo Teo con esperma de donante de Cryos. Anna y Alba recurrieron a este método después de dos inseminaciones fallidas en la sanidad pública, y funcionó a la primera. “Lo probamos sin confiar que funcionaría y sin saber si llegaría en buenas condiciones, puesto que no conocíamos nadie que lo hubiera hecho", reconoce Anna. Temían que el esperma se descongelara o no llegara a su destino.

Mercè y Marta también tuvieron bastante con un único intento. “Hacerlo en casa reduce el estrés -argumenta Mercè-. Tiene que ver con otra idea de la concepción y el nacimiento y te ahorra entrar en un sistema que te trata como paciente” explica. Anna, de 41 años, tenía claro que quería evitar una estimulación hormonal, una práctica habitual en un tratamiento de reproducción asistida. “Es un proceso que nace desde la intimidad, desde el amor, desde el sexo, si quieres, y no desde una intervención medicalizada", añade Marta.

Aunque también hay parejas heterosexuales que compran esperma de donante, más de la mitad de los clientes son parejas de dos mujeres o mujeres sin pareja. “Para las parejas lesbianas hay un factor añadido: sienten que conciben juntas en la intimidad del hogar y no en la frialdad de una clínica", indica Charlotte Eckstein, portavoz de Cryos en el estado español. El nuevo protocolo de reproducción asistida del Departamento de Salud ya prevé, sin embargo, las especificidades de las parejas de dos mujeres o mujeres sin pareja que no tienen problemas de esterilidad.

Antes de hacer la inseminación, Marta y Mercè se hicieron analíticas y consultaron con una ginecóloga. Cryos también aconseja hacerse una revisión antes. “Eres una mujer joven y sana y comprar esperma en un banco es como comprar caviar: no tiene nada que ver con el que encontrarás por la calle", le dijo la ginecóloga a Mercè, que es quien, con 36 años, gestó a Teo. Ella tiene ciclos regulares, lo que hacía mucho más fácil acertar el día idóneo para hacer la inseminación. Calcular la ovulación es clave, puesto que el esperma tarda entre uno y dos días en alcanzar el óvulo y se tiene que encargar en función de los días fértiles de la mujer. El precio varía según las condiciones de envío. Puede ser en hielo seco, donde el esperma se mantiene congelado durante 2 o 3 días, o en un tanque de nitrógeno líquido, donde se puede conservar hasta 12 días.

La Sociedad Española de Fertilidad (SEF) y el Ministerio de Sanidad, sin embargo, alertan de los riesgos de hacer un tratamiento de reproducción asistida fuera del ámbito médico. Cryos, por el contrario, argumenta que una inseminación en casa “no es un tratamiento médico". Según Eckstein “se hace cada día cuando un hombre insemina una mujer". La tasa de embarazo por ciclo es tres o cuatro veces superior en un centro especializado -por eso también es más caro-, pero Cryos defiende que el esperma tiene la misma calidad que el que suministran a las clínicas de fertilidad. Y lamentan que se los meta en el mismo saco que a los particulares que venden semen por internet. “Esta práctica sí que es peligrosa porque no pasa ningún control, pero es muy diferente del que hacemos nosotros", insiste Eckstein. La compra de esperma por internet incumple la legislación española sobre reproducción asistida del 2006, que prohíbe la elección del donante. No obstante, Cryos recuerda que se rige por la normativa danesa y es un centro homologado de acuerdo con la directiva sobre tejidos de la UE.

Caucásico, rubio y con los ojos verdes

En la web de este banco danés se puede elegir desde el origen étnico del donante hasta el color de ojos, el grupo sanguíneo, el peso o la altura. También se puede consultar su profesión o los estudios que ha realizado. El extenso perfil permite, además, acceder a información personal, como por ejemplo las aficiones del donante, su libro o película preferida, los deportes que practica o ver una fotografía de cuando era niño. También se puede acceder a una muestra de voz del donante, a un perfil de inteligencia emocional o ver si hace falta la caligrafía. “Hay mujeres que miran la web y, por intuición, sienten que este es el donante que quieren, como pasa cuando eliges pareja", explica Eckstein. El donante también puede ser anónimo o no serlo. En este último caso, el donante accede a poder ser localizado cuando el niño o niña tenga 18 años. Las dos parejas con que se ha hablado para hacer el reportaje eligieron perfil básico y donante anónimo, más económico. En total, los costó unos 700 euros, menos de la mitad del que los pedían en una clínica.

Como las instrucciones de Ikea

El mecanismo de inseminación es fácil -se tiene que depositar la muestra a la vagina con una jeringuilla-. En la web del banco hay instrucciones detalladas sobre el proceso de descongelación o el vaciado del esperma. “Son como las instrucciones de Ikea", dice Anna. Las clínicas, no obstante, recuerdan que para evitar infecciones la manipulación lo tienen que hacer especialistas en reproducción.

El banco también permite consultar la cantidad de semen congelado disponible de aquel donante, por sí en el futuro se quiere gestar un hermano. Cada país tiene una cuota del número máximo de hijos por donante. En el caso de España son seis y cuando se llega a este límite -las mujeres pueden registrar su embarazo en la web- no se puede adquirir esperma de esta persona. Hay la posibilidad de reservar el semen en exclusiva por un precio de 12.000 euros. El precio también varía en función de la calidad y cantidad del esperma. Anna priorizó la cantidad y que el esperma estuviera congelado según estándares europeos. Y el primero que salió, fue el elegido. “Después vi que el donante medía 1,96!", dice entre risas cuando recuerda que las ecografías ya mostraban que la niña era muy grande.

Las dos parejas tenían claro que no querían hacer una elección física de los donantes. “Estamos en reproducción asistida porque en nuestra pareja no hay semen, no porque queramos hacer una selección genética", dice Anna. Mercè y Marta sólo tuvieron en cuenta que el donante fuera de un grupo sanguíneo compatible con el suyo. “Y que no hiciera 1,96! Pero la marca blanca de Dinamarca son personas de piel blanca y ojos azules", reconocen.

Han recibido el apoyo de su entorno y sólo se arrepienten de haberlo explicado por el peso que socialmente se da al donante. “Nos han salido criaturas rubias y enseguida te dicen: «Es que son nórdicas! Parecen guiris!». “Cuando, de hecho, Teo se parece mucho a Mercè", explica Marta. Ahora están pensando en dar un hermano al Teo y Joana, pero no tienen claro si repetir donante. “No queremos hacer más presente una figura que está fuera de la familia", dice Anna. Las dos parejas han guardado el material con el que hicieron la inseminación para explicar un día a sus hijos como fueron concebidos: “haberlo podido hacer en casa, en la intimidad, genera una narrativa que para explicarlo a nuestros hijos nos gusta más", dicen, antes de poner paz entre el Teo y Joana, que se pelean por los juguetes, ajenos a la conversación sobre su concepción.”

Los especialistas cuestionan las autoinseminaciones

El auge de la inseminación casera con esperma comprado en bancos extranjeros ha encendido las alarmas de los especialistas en reproducción asistida, que cuestionan la eficacia y la seguridad, y tanto el Ministerio de Sanidad como la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) se han pronunciado en contra. “Las mujeres tienen derecho a optar por este servicio, que puede ser muy atractivo para mujeres jóvenes y sanas, pero echamos de menos que se pueda auditar el proceso de selección del semen, los controles de calidad, el transporte o el almacenamiento", indica Jordi Suñol, ginecólogo del Instituto Marqués. Cryos asegura que ellos son un banco de esperma y que, por lo tanto, ya hacen estos controles y garantizan la calidad de las muestras.

Montse Boada, presidenta de la Asociación para el Estudio de la Biología de la Reproducción (ASEBIR), no pone en entredicho la calidad de los controles, pero recuerda que la manipulación de las muestras se tiene que hacer en un laboratorio para evitar la contaminación: “El proceso de autoinseminarse no es complejo, pero las muestras se tienen que descongelar en un laboratorio en condiciones de esterilidad, y los embriólogos tenemos que determinar si la movilidad del esperma es buena. Esto es algo que un particular no puede saber".

Los especialistas también cuestionan la eficacia de la inseminación casera. “En el ámbito médico, el porcentaje de éxito de las inseminaciones es del 20% y en casa, sin tener un control preciso del momento fértil de la mujer, este porcentaje es probable que baje", dice Suñol.

En las clínicas se hacen controles ecográficos para determinar el día más propicio del ciclo para hacer la inseminación y en algunos casos se hace estimulación hormonal. Bonaventura Coroleu, jefe del Servicio de Medicina de la Reproducción del Instituto Dexeus, advierte que las técnicas de reproducción asistida tienen más éxito en centros especializados, puesto que la inseminación que se puede hacer en casa es intravaginal, -se deposita el esperma en la vagina con una jeringuilla como la de la foto-, mientras que la que se hace a las clínicas es intrauterina: “se deposita la muestra dentro del útero con un catéter y aumentan las probabilidades de embarazo". Entiende que haya mujeres que quieran reducir la tecnificación del proceso, pero no lo comparte, y compara los riesgos de hacerlo con los de “la automedicación". También dudan del sistema de trazabilidad: “Si has comprado el semen por internet, ¿a quien pedirás después explicaciones si surge un problema?", pregunta Boada.

La SEF, Sanidad y Cryos están inmersos en un rifirrafe en los tribunales después de que las autoridades españolas alertaran sobre los riesgos de esta práctica. Recuerdan que Cryos viola la condición de anonimato del donante que garantiza la ley de reproducción asistida española. “No se puede hacer una selección a la carta porque estás fuera de la ley", indica Coroleu.

 

4 preguntas a Ole Schou

Fundador y Director del Banco de esperma Cryos International

“El hecho de poder elegir el donante es la razón de nuestro éxito"  

La compra de esperma a internet por parte de particulares se ha doblado en un año al Estado.¿ Cómo se explica este éxito?

Está ligado al hecho que la legislación en España es rígida, conservadora y anticuada y se tendría que modernizar. En un mundo con acceso a grandes volúmenes de información tiene que ser posible buscar y elegir el donante, pero esto no es legal en España. Hoy más de la mitad de las peticiones son de mujeres solteras y, como pasa a la vida real, no eligen el primer hombre que encuentran para tener un hijo. Según la legislación española son los médicos los que eligen el donante y esto no es el que quieren j las mujeres. Quieren información, ver fotos y poder escoger. Esta es la razón de nuestro éxito en España. Las clínicas no están dando respuesta a las demandas de las mujeres.

Las clínicas ponen en entredicho la seguridad y eficacia del proceso.

Actuamos profesionalmente y cada paso está controlado y documentado. También vendemos semen a clínicas españolas. Hacer la inseminación en casa no cambia la calidad, seguridad o trazabilidad del esperma. Si tú eres una mujer sana, no necesitas la intervención de los médicos para quedarte embarazada. Pero a los médicos los gustaría tener el monopolio y están frustrados porque hemos entrado al mercado. Dicen que somos il•legales, pero nos regimos por las leyes danesas.

¿Cuántos niños han nacido en España gracias al esperma a domicilio?

Nuestra web permite registrar cuando se produce un embarazo, y calculamos que alrededor de dos tercios de los embarazos se comunican. Hace un año, los datos hablaban de 1.500 niños. Ahora estaríamos más cerca de los 2.000 o incluso de los 3.000. Un 80% de las peticiones de esperma ya son de particulares, cuando el 2009 eran el 0%.

¿Los genes nórdicos tienen más éxito?

Esto es secundario, a pesar de que es cierto que en los EE.UU. el lema de Cryos es: “¡Felicidades! Es un vikingo!". Pero hoy somos más civilizados de lo que lo eran nuestros antepasados.

Pide hora

93 227 47 27

O rellena este formulario
y te llamaremos lo antes posible

Quiero estar informada/o sobre las últimas novedades de Dexeus Mujer y recibir la newsletter:
Si necesitas más información, contacta con nuestro Servicio de atención al paciente.